consellets

Ellsworth Kelly, ‘Black Ripe’, 1955

Pensad, y seréis buenos.
Sed agradecidos.
Oled bien.
Ayudad a cruzar en los pasos de cebra a quienes lo necesitan.
Analizad a los demás.
Hojead revistas de cine, luego, tiradlas.
Desconfiad de los elefantes, y de los zoológicos en general.
Acicalaros cuando haga buen tiempo.
Cuando haga malo, no os lavéis. Poned las piernas en alto, abrigaos con una manta, abrid un libro.
Tomad muchos Corn Flakes.
Sed sexuales o abstemios.
Dadle al César lo que es del César y quitadle al César lo que no es el del César.
Acuñad conceptos nuevos.
Obtened siempre resultados positivos, si no, rectificad.
No os peinéis.
Abrid los poros de la piel. Tergiversar su forma con el cerebro.
Racionalizad la cara, personalizad su aspecto. Convertid la cara en ámbito de especulación metafísica.
Sed eremitas.
Sed opacos, lejanos, inciertos.
Compraos sábanas de hilo. Ahorrad para ello, no hay excusas.
No aguantéis la mirada de los demás. No habléis con desconocidos, es peligroso, en seguida se convierten en conocidos.
No seáis eruditos, reciclad los contenidos.
Copiad estructuras. En general, copiad, copiad bastante, y luego abrid caminos.
Tended relaciones.
Pintura, dodecafonismo, cromatografía de gases.
No corráis. Nunca leáis dos poesías seguidas.
Desconfiad de las iluminaciones: abarcan todo, son esféricas, opacas, no se ve nada.
Estudiad lenguas complejas.
Escoged entre las cosas, sed un puente, la única conexión entre las cosas. Socializad las cosas.
Sed listos y libres.
Diversificad los puntos de vista.
Estudiad los movimientos de los bailarines, pistoleros, oradores y mendigos.
Miraos la palma de las manos.
Usad las manos, producid con ellas.
Haced favores, aceptad favores.
Haced tartas.
Mirad las cosas por detrás.
Duchaos. Imitad la voz de los contratenores. Tirad vuestro cepillo de dientes.
Volved a casa. Siempre la idea de referencia: un paisaje, una cama, un libro.
Y ante todo: ¡¡¡sed guapos!!!