Lligams

Hoy teníamos la revisión de Ignasi, la de los dos añitos, tras un abordaje y trato impecable por parte del personal del capse de pediatria , pienso, hace cinco años que les conozco, han visto nacer y crecer a mis dos personitas, y siempre se acuerdan de ellos y los tratan de una forma excepcional.

Me dirijo hacia la escuela a recojer a Alicia, hoy Aida, la mamá de Elsa, se ha hecho cargo de ella mientras yo estaba con el Dr Ferrer. Sin mirar el teléfono llego al Patronat, no están, pero si que están unos cuantos papis y mamis cuyas caras son para mí, ya, familia. Incluso me alegro de verles. Son personas que te ven cada mañana, con ojeras o sin, peinada, sin peinar, semi despierta, embotada,  hipomaníaca, personas con las que puedes pasar mil horas hablando de todo y de nada.

Aún recuerdo, la primera vez que nos reunieron en Junio para hacer la reunión de P3, Ignasi era un bebé lactante, apenas tenía un mes y lo llevé a la reunión, supongo que el apego que le tienen es porqué también le han visto crecer, le han enseñado a dar sus primeros pasos, juegan con él muchas tardes-  Es satisfactorio saber que no estás sola con la crianza, que tienes un entorno favorable y ecléctico, que cada uno le proporciona un poquito de su amor, de sus valores y educación.

Y esta tarde, me encontraba en casa, tras las duchas, con la cena haciéndose, mirando los dibujos de Alicia, leyendo los informes del cole y me he acordado que un papi había escrito un artículo en la Patrorevista. Creo que es la primera vez que leo unas páginas de la patrorevista con entusiasmo, y por suerte, la redacción era amena e impecable.