A B C ria

Hay personas previsoras, con consciencia de que para vivir más relajado es mejor tener la mayoría de los ítems planificados, así, en general, personas que hasta se hacen una lista para ir al súper y nunca sabrán lo que es bajar a comprar únicamente aceite y volver a casa muerta de la risa por haber hecho una compra de más de 50 e en que óbviamente te has dejado el aceite. Esas personas que creen que eres un desastre pero que nunca tendrán el placer de vivir estas situaciones a modo aventura.

El miércoles por la tarde volvía del pueblo a casa para ir a trabajar. Pasado Castellolí me doy cuenta de que el icono de la gasolina del coche está en rojo, estoy en depósito.. Mi cerebro de persona confiada de la vida confia ciegamente que los próximos 69 KM encontraré una gasolinera. Así que mantengo el aire acondicionado con la temperatura a modo Tibet, escuchando en la radio la historia de las stolperstaines y otras informaciones relevantes para nutrir mi subcultura general.

Llego a Barcelona, qué wai! no me he cruzado con ni una gasolinera! y cha chaaan! en la ronda se avanza a una velocidad media de 8km/h… la rallita de gasolímetro está tocando al límite, mi cabeza piensa: Clara, ni te preocupes, siempre acaba pasando algo en el último segundo y se resuelve el problema, aunque entonces mejor si apagas el aire aunque vuelvas a tener la sensación de verano tropical. Venga va.. y no avanzo, y el coche hace un ruido raro, acepto que noto una ligera presión en el pecho compatible con ansiedad con lo que decido salir de la ronda por aquello de que si se me para el coche almenos, no dar tanto por saco a los demás y sobretodo por si me paro tener luz solar.. el coche está ralentizándose, me cuesta avanzar en segunda marcha, ya estoy pensando en buscar el teléfono de la asegudadora cuando de golpe, a modo oasis en medio de una travesía en el desierto, aparece una gasolinera, vuelvo a sentir la satisfacción personal de los que me he vuelto a salvar por los pelos de una calavera ( estupenda expresión es de mi padre).

Y así aparco , justo he quedo con Elena, para merendar antes de entrar a Sant Pau, atravesando el barrio de Gracia veo que se mantiene la estructura del mercado de l’Abeceria, mi madre me dijo que era de Eiffel, pero a mi no me sonaba de nada, así que por una vez la Vickipedia no tenía la verdad absoluta y fue desbancada por la Viquipèdia en la que explica que esta es de uno de los maestros de Antoni Gaudí, Joan Torras i Guardiola.

Elena a que no saps què?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s